Es justo destacar que desde la Gerencia Operativa de la Secretaría de Transporte y Tránsito, con la intervención de las funcionarias Bárbara Míguez y la doctora Patricia Chávez, con la participación de agentes de tránsito, se están realizando controles de detección y remisión de adscriptos a Uber.

No obstante, consideramos que esta acción todavía es notoriamente insuficiente y que la misma debe llevarse a cabo con mucha mayor envergadura y elevarse las sanciones que se aplican para que las mismas sean disuasivas para quienes ilegalmente trasladan personas, burlándose de todas las normas que controlan esta actividad y que los taxistas respetamos y exigimos su cumplimiento.

Por lo cual reclamamos al Gobierno de Ciudad y al Nacional mayores medidas y mayor presupuesto para la erradicación del transporte ilegal.

Al Enacom, que cumpla con la ley bloqueando las aplicaciones ilegales como lo es Uber.

A la Justicia Federal, que investigue la millonaria evasión que está llevando adelante esta trasnacional.

Y a los controladores, que apliquen las multas correspondientes al transporte ilegal, para no permitir la impunidad del mismo.